Entrevistamos a nuestra profesora de Yoga, que nos abre las puertas de su sala de práctica y nos descubre el éxito de sus clases.

Prueba gratuitamente  esta disciplina y descubre como trasformar tu cuerpo y tu mente.

Orfilia, nos gustaría saber qué tipo de Yoga desarrollas en tus clases.

Mis clases están basadas en el Hatha Yoga, uno de los más conocidos. Hace unos 7 años conocí el Yoga Anusara y desde entonces incorporo los Principios de Alineamiento de este estilo. Cuando empecé a practicarlo descubrí cómo practicar sin molestias en cadera y hombros, cómo mejoraban ciertas dolencias. En cada clase se tiene en cuenta tanto el cuerpo como el aspecto mental y emocional, incorporando una intención, un tema y unas cualidades conectadas con el alineamiento a potenciar en esa clase.

 ¿Y Qué rango de movilidad y edad suelen tener tus alumnos?

Los alumnos y alumnas que vienen a las clases abarcan todas las franjas de edad, desde personas muy jóvenes hasta personas de 70 años o más.

De la misma manera, hay personas deportistas, bailarinas….con mucha flexibilidad y trabajo corporal, cómo personas con poco rango de movilidad y a veces bastantes limitaciones.

Adapto mis clases para que todo el mundo tenga acceso a esta maravillosa disciplina y pueda disfrutar de sus beneficios.

¿ Cuáles son los objetivos que marcas con tus alumnos a lo largo del curso?

Primero desarrollar la escucha.

Escuchar su cuerpo para respetar sus límites, liberando exigencias y juicios mentales.
Fortalecer el cuerpo, tonificar la musculatura a la vez que aumentar la flexibilidad, tienen que ir juntas, aunque suene extraño al principio.
Ganar movilidad, cuidando siempre las articulaciones con los ajustes necesarios y respetando las posibilidades de cada persona.
Potenciar la respiración completa, y así ampliar la capacidad respiratoria y recuperar una respiración amplia y fluida; adaptable a los diferentes momentos vitales.

Unido al trabajo respiratorio está el liberar tensión y estrés.

La respiración es nuestra maravillosa herramienta natural para relajar músculos y calmar la mente, y poder estar más en el presente para disfrutar del momento y de nuestra vida.

¿ Qué es el Yoga terapéutico y a quien va dirigido?

El yoga terapéutico abarca dinámicas, posturas, ejercicios de respiración, visualizaciones,masaje, meditaciones de diferentes tipos,canto y sonidos…..todo lo que pueda ayudar al alumno o alumna o al grupo. No se ciñe a un estilo de yoga concreto, es mucho más amplio y tiene más que ver con el bagaje y experiencia del profesor o profesora.

Debe ser un profesional con una formación adecuada en Yoga Terapéutico ( aunque no lo convierte en terapeuta). No se trata de adaptar unas posturas sino colaborar en la recuperación o mejoría del alumno o alumna. Se comienza haciendo el historial o anamnesis, se ven los informes médicos, del fisioterapeuta o del osteópata y se empieza a desarrollar un programa de trabajo en función de las necesidades y su evolución.

Es un yoga totalmente adaptado a las necesidades psicofísicas de la persona. Prácticamente cualquiera puede hacer yoga terapéutico, desde alguien en silla de ruedas, quien tenga movilidad muy reducida, o alguien con una lesión o en recuperación de ella. Algunas de mis experiencias más hermosas con el yoga han sido trabajar con personas con E.M. (esclerosis) y con Fibromialgia.
Aquí sí hay que valorar si la clase tiene que ser individual o puede incorporarse a un grupo (normalmente tras unas cuantas sesiones individuales).
Animo a cualquiera que pruebe el yoga, sean cuales sean sus condiciones físicas y quizás también emocionales. Con la práctica y la constancia, la persona gana confianza y autoestima, mejora su ánimo y su energía vital.

Aumenta su bienestar repercutiendo positivamente en su entorno también.

«

»